Agujeros de gusano | Jacobo Zanella

La era Moderna trajo consigo nuevos tipos de imágenes: macroscópicas y microscópicas. El ojo humano podía ver ahora, con la ayuda de mecanismos ópticos, aquello que antes era invisible. El nacimiento de una técnica, pero también de nuevos códigos de comunicación: visuales y lingüísticos. La Modernidad lleva implícitos esos códigos, y, en una escala personal, cada uno de nosotros también.

Condenado a observar, el fotógrafo, el observador, está sujeto a lo que aparece en su campo de visión cotidiana. Sus apreciaciones no son circunstanciales, sino pequeños manifiestos estéticos que condicionan su existencia. Ve más de lo que existe; ve lo que podría existir; ve lo que no existe. Pero en su visión hay búsqueda y encuentro de significados.
Interpreta la realidad.

La posibilidad de que una cosa sea otra, de que C sea Z, de que una persona sea otra, de que una mirada sea otra, de que lo inmaterial sea material, de que un hecho sea una metáfora o de que una escala se confunda con otra: es la exploración que hacen las imágenes aquí mostradas.

 

Escribe tus comentarios