EVITANDO QUE ALGUNOS HALLAZGOS SE DISIPEN… | Ernesto Morales

Mesas, muros,superficies y espacios de trabajo, anaqueles, cajones, repisas, contenedores, discos duros, carpetas y archivos, todos ellos suman rincones y resquicios donde los aciertos, accidentes y olvidos se acumulan y coexisten en una sincronía imperceptible. ¿Cómo puede cobrar presencia esa silenciosa simultaneidad que existe en el estudio de un artista y mostrarse,no como conclusiones inequívocas, sino como un conjunto de latencias y posibilidades que persisten y se multiplican?

Como respuesta a esta pregunta,Ernesto Morales propone lamuestraEvitando que algunos hallazgos se disipenque agrupa veinte años de su trayectoria y experimentación.Vale resaltar que el montaje nos dispone para ver este conjunto heterogéneo de imágenes y objetos, antes que nada, como un repertorio y un universo donde cada obra se convierte en un fragmento integrante de ese gran total que es la exposición. Este repertorio abarca una extensa combinación de procedimientos gráficos, es decir, maneras de intervenir o modificar un soporte. Un cierto material afectado por un fenómeno (como puede ser la oxidación, la adherencia,la absorción de un fluido que se convierteen mancha, el desprendimiento de capas, laformación de pliegues y grietas, etc.)adopta marcas que, mediante la repetición, Morales remarca o enmarca. Apelando a este recurso, nos obliga a contemplar la plasticidad propia de cada elemento, siendo el papel, en sus múltiples tipos, calidades y procedencias, uno de sus grandes protagonistas. Otra de sus operaciones recurrentes consiste en “arrebatar” materiales que pertenecen a procesos de trabajo técnico (mascarillas, películas, placas, etc.) y destacarlos como elementos o materiales gráficos en sí mismos: después de todo, casi cualquier sustancia puede dejar una marca o quedar marcada. Pero además, lleva esta experimentación con la fisicidada un nivelmás allá que consiste en formar patrones y, posteriormente, hacer de ellos motivos que reproduce, redibuja, rediseña y sobrepone a otras imágenes.

Aceptando el extravío al que el artista nos convoca, encontraremos que, entre toda esa diversidad en este gran rompecabezas, existen también ciertos “parentescos”, y que cada una de estas piezas resuena con otra u otras más. Estas afinidades ponen al descubierto un modo característico de hacer (aunque no el único):series en las que la aplicación de variantes, permutaciones o reglasprevias a la ejecución se convierten en principiosde acción—moldear esculturas a partir de un clip, coloreartodas las opciones posibles para ganar una quiniela, o componer mandalas con conjuntos de monedas de distintas denominaciones (siempre y cuandoequivalgan a un salario mínimo dirario), son algunos ejemplos que ilustran estametodología.Morales hace de las palabras, más específicamente del vox populi, instrucciones con las que transformar plásticamente ciertos objetos. Remover de un globo terráqueo la superficie que representa los océanos hasta dejar un puro cascarón, en Calentamiento global, o injertar media rebanada al volumen total deun vaso de vidrio,en Problemas filosóficos,constituyen premisas rigurosamente interpretadas que cobran cuerpo en cosas mundanas cuya literalidad es clave para comprender la importancia que tiene el sentido del humor para este artista.

Este ánimo se vuelve aún más evidente en su apropiación de signos e iconografías tomadas principalmente de las imágenes del reino de internet, cuyo destino es la infinita circulación, la degradación, el reúso y el palimpsesto. En este universo digital ocurre una alquimia distinta a la de los elementos esenciales(aunque al artista le atraigan por igual las dos).Aquí los pixelestransmutan y, al hacerlo,fotografías, iconos y logotipos previamente cargadosde significado retuercen nuestra mirada y ofuscan nuestra noción de veracidad tan necesitadade las imágenes: ver para creer.Este autor cruza, duplica y satura varios sistemas de representacióndentro de una misma obra.Mapas, esquemas, infografías, estadísticas, planos cartesianos y escriturasconformanacertijos y quimeras con los que poner en duda qué tanto alcanzamos a ver y qué hacemos con lo que vemos.

Carmen Cebreros Urzaiz

Marzo 2018

*Miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte.

 

Escribe tus comentarios