EL MECANISMO ABIERTO | Francisco Westerndap

Los objetos que escogemos como nuestros son una extensión de nuestra identidad y la herramienta que usamos para habitar un espacio y convertirlo en un hogar.

Dichos objetos se clasifican de acuerdo a su funcionalidad y a su carga emocional, es así que cuentan con un componente material y otro psicológico.

Este mecanismo hace que los objetos cotidianos nos ayuden a reafirmar nuestro sentido de pertenencia, y los convierte en una guía para poder participar de un orden social. En este sentido podemos pensar al grupo de cosas que acumulamos y consumimos como un tótem que nos indica de dónde venimos y hacia donde vamos, dándonos la posibilidad de formar parte de clanes modernos que en vez de ser definidos por un animal sagrado son delimitados por elementos culturales y económicos como nacionalidad, género, raza, segmento de mercado, clase social, etc.

Al abrir este mecanismo y asociar por mera intuición los objetos con los que convivimos a diario, es posible modificar las relaciones funcionales y afectivas que tenemos con ellos. A través del juego de transformar el objeto en imagen y la imagen en objeto podemos construir nuevos tótems que nos permitirán cuestionar el acto de habitar para pertenecer y plantearnos la posibilidad de habitar para crear.

Pancho Westrndap

 

Escribe tus comentarios