La resolución de comprar o alquilar un departamento podría marcar tu futuro. Tomarla de manera sabia depende de reconocer tus flujos de dinero, tu facultad de ahorro, estilo y planificaciones de vida. Este cóctel de variables va a ser el detonante de entre las elecciones más esenciales de tu existencia.

renta de casas

“Adquirir un inmueble no tiende a ser para todo el mundo. Si cuentas con la habilidad de ahorrar al menos el 20% del valor de la vivienda y destinar hasta 30% de tu ingreso cada 30 días a la letra de tu hipoteca, te resulta conveniente comprar”, afirma el director general de Tu Hipoteca Fácil, Fernando Soto.

Sin embargo si te terminas de desposar, separar, llegar a una diferente urbe a vivir, no tienes la posibilidad de ahorrar o tu formación de patrimonio está enfocada en diversas prioridades como en la formación de un negocio, la senda es rentar, añade el especialista.

La disyuntiva de renta

También resulta conveniente para aquellas personas que cambian continuamente de empleo. “Un estudio de Bumeran (plataforma de reclutamiento) señala que los millennials permanecen en un empleo, en promedio, un par de años. Hace 5 años su estancia era de tres. El fenómeno que hemos visto es que poco a poco más la gente está en busca de vivir próximos de su oficina”, afirma el director ejecutivo en México de Inmuebles24 y Bumeran.com, Roberto Esses.

Los especialistas apuntan que la senda -conforme las etapas de la vida- es rentar primero y adquirir luego. En tanto que tener un capital ‘en ladrillos‘ también podría verse como una inversión. “El sobreprecio de una vivienda comprada actualmente tiene la posibilidad de aumentar tres o bien cuatro veces en 5 años”, dice Esses.

Eso evidentemente, constantemente va a ser más costosa una hipoteca que una renta. Y el alquiler resultará más alcanzable que endeudarte con un crédito hipotecario de quince a 30 años. Sin embargo, rentar tiene desventajas: no vas a tener un capital, dependerás de las alzas del alquiler y de si el casero desea o bien no renovarte el contrato.

También

Necesitarás una fianza y eso pudiese complicarte un tanto. No obstante te encontrarías ahorrando costos de mantenimiento, escrituración e impuestos que es necesario que abonar por la compra de un inmueble.

“Hace unos 4 o cinco años, los precios de renta representaban 1% del valor de el apartamento, en la actualidad están en 0.7%, lo que significa que han bajado debido a que hay alta demanda”, explica la directiva mercantil de la inmobiliaria Grupo Metrópolis, Marcela Elizondo. Si te inclinas por adquirir, un inmueble en la CDMX te dará entre 2 y 3% de plusvalía anual, en promedio. Lugares como Monterrey, Guadalajara, Querétaro y Tijuana, con predisposición a las edificaciones verticales, son de interés para adquirir, porque tienen alta demanda y mas grandioso retorno de inversión, dice la experta.

Alejandro Saracho, especialista en finanzas personales y autor del libro Reconfiguración Financiera, asegura que la fórmula para obtener que tu renta o bien hipoteca se paguen solas es comenzar con un arrendamiento e invertir en Cetes la diferencia (el dinero con el que podrías agregar una hipoteca). La idea es hacer que ese rendimiento te produzca un flujo de efectivo con el que posteriormente puedas abonar la renta y inclusive una hipoteca, sin tocar el recurso que ganas todos y cada uno de los días, explica. Todo esto porque uno jamás sabe si va a tener un ingreso cierto por el periodo que dure su hipoteca.

Conseguir este flujo de efectivo te llevará unos 5 años, estima Saracho, pero lo importante es hacer que tus inversiones paguen tu estilo de vida, esto es la libertad financiera.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *